sábado, 26 de febrero de 2011

Aviones de Caza del Mundo

video


X-43A

EL AVIÓN MÁS RÁPIDO DEL MUNDO
7 VECES LA VELOCIDAD DEL SONIDO


El NASA X-43 es un avión experimental no tripulado impulsado por un motor scramjet diseñado para volar a velocidades superiores a Mach 10. Es parte del programa Hyper-X de la NASA. Forma parte de la serie de aeronaves experimentales estadounidenses denominadas aviones X.
Los primeros datos obtenidos por el vehículo experimental de alimentación scramjet demostraron que su revolucionario motor funcionó con éxito a casi Mach 9,8 o 7.000 millas por hora (11.000 km/h), mientras volaba a 110.000 pies (33.000 metros).

Desarrollo
El vuelo que respondió a la máxima “a mayor riesgo mayor recompensa”, y que fue inicialmente planeado para el 15 de noviembre, tuvo lugar en el espacio aéreo restringido de un área sobre el océano Pacífico, al noroeste de Los Ángeles. Este vuelo fue el último y el más rápido de un total de 3 pruebas de vuelo no tripulado, efectuadas en el seno del programa Hyper-X. El propósito de este programa es la exploración de una forma alternativa de alimentación en los cohetes de los vehículos espaciales. Este vuelo es la piedra angular y el paso fundamental hacia el futuro, abriendo posibilidades de producir propulsores que envíen al espacio cargas grandes y críticas de modo fiable.

                                                                                       Motor
Los motores ramjet de combustión supersónica (scramjet) prometen más accesibilidad económica, flexibilidad y seguridad en las operaciones aéreas a velocidades ultrarrápidas en el interior de la atmósfera y en las primeras etapas de la órbita terrestre. Las ventajas del scramjet comienzan una vez que ha sido acelerado hasta Mach 4 (mediante un motor convencional a chorro, o mediante un cohete propulsor), ya que entonces puede volar a velocidades hipersónicas, posiblemente hasta el Mach 15, sin necesidad de transportar pesados tanques de oxígeno, tal y como sucede con los cohetes actuales.
El diseño del motor, que no tiene partes móviles, comprime el aire que pasa a través de él, de modo que pueda producirse la combustión. Otra ventaja a favor del scramjet es que posee una válvula que puede regular el suministro de combustible tal y como hacen los aviones y al contrario que los cohetes, los cuales tienden a producir un empuje propulsor total o máximo mientras dura la combustión.

video


KFIR

El Israel Aircraft Industries Kfir (en hebreo: כפיר, «cachorro de león») también conocido como F-21A Lion (en la nomenclatura de la Armada estadounidense) es un avión de combate multipropósito supersónico de fabricación israelí, diseñado por la empresa Israel Aircraft Industries para las Fuerzas de Defensa Israelíes. El IAI Kfir está basado en la estructura del avión de combate IAI Nesher, desarrollado gracias a la labor de espionaje industrial realizada por el Mossad.
El logro del Mossad fue la obtención de los planos originales del cazabombardero de fabricación francesa Dassault Mirage 5, tras el embargo del gobierno del General Charles de Gaulle de exportar el Mirage 5J, que había comprado Israel.[1] El Kfir, sin embargo, no fue una simple copia, sino que el proyecto conllevó un desarrollo y unas mejoras sobre el Mirage original. Entre ellas cabe destacar la novedosa aviónica de fabricación israelí y la propulsión por una versión del motor General Electric J79[2] en lugar del motor SNECMA Atar 09C del Mirage.

videoAdemás de servir en la Fuerza Aérea Israelí, el IAI Kfir fue posteriormente utilizado en otros países, entre los que cabe citar Colombia, Ecuador, Estados Unidos[3] (por la Armada y el Cuerpo de Infantería de Marina) y Sri Lanka. Aunque los Kfir fueron dados de baja tanto en Israel como en los Estados Unidos, todavía siguen prestando servicio en Colombia, Ecuador y Sri Lanka.
En total, fueron fabricados un total de 212 IAI Kfir en todas sus versiones.[4] Para reemplazar a este modelo, Israel desarrolló el IAI Lavi, proyecto que finalmente sería abandonado por funestas presiones ejercidas en favor del F-16 de los Estados Unidos para su adopción por parte de la Fuerza Aérea Israelí.


Además de servir en la Fuerza Aérea Israelí, el IAI Kfir fue posteriormente utilizado en otros países, entre los que cabe citar Colombia, Ecuador, Estados Unidos[3] (por la Armada y el Cuerpo de Infantería de Marina) y Sri Lanka. Aunque los Kfir fueron dados de baja tanto en Israel como en los Estados Unidos, todavía siguen prestando servicio en Colombia, Ecuador y Sri Lanka.
En total, fueron fabricados un total de 212 IAI Kfir en todas sus versiones.[4] Para reemplazar a este modelo, Israel desarrolló el IAI Lavi, proyecto que finalmente sería abandonado por funestas presiones ejercidas en favor del F-16 de los Estados Unidos para su adopción por parte de la Fuerza Aérea Israelí.

El desarrollo de esta aeronave empezó en el año 1969, pero no sería hasta 1975 cuando finalmente fuese dado a conocer al público general. Para mantener en secreto el desarrollo del Kfir, el desarrollo se mantuvo bajo un secreto programa denominado Cortina Negra.[8]
Este desarrollo se produjo principalmente gracias al laborioso trabajo encubierto por parte del servicio de inteligencia israelí, el Mossad, que obtuvo los planos del Mirage 5 y del motor Atar 09C a través de Alfred Frauenknetch,[9] ingeniero de la empresa suiza Sulzer AG, que poseía la licencia de fabricación de los Mirage para Suiza. Dicha documentación fue utilizada directamente en el proceso de diseño del Nesher y posteriormente del Kfir.[10] El IAI Nesher voló por primera vez en septiembre de 1969. Con la experiencia adquirida en el combate, durante la Guerra de Desgaste y la Guerra del Yom Kippur, se decidió mejorar los IAI Nesher, proyecto que finalmente derivaría en el IAI Kfir.


EA - 18G GROWLER 

 El Boeing EA-18G Growler es una versión de guerra electrónica del cazabombardero embarcado F/A-18F Super Hornet fabricado por la compañía estadounidense Boeing Integrated Defense Systems. Entró en producción en 2007 y empezó su servicio activo en la flota de la Armada de Estados Unidos en septiembre de 2009,[1] reemplazando al EA-6B Prowler como avión de guerra electrónica en la Armada estadounidense.
El Growler se desarrolló utilizando la misma célula de construcción y plataforma de vuelo del F/A-18F, con la intención de reemplazar a los EA-6B Prowler tras casi 30 años de servicio activo en todos los portaaviones de la Armada estadounidense.
El Growler se desarrolló utilizando la misma célula de construcción y plataforma de vuelo del F/A-18F, con la intención de reemplazar a los EA-6B Prowler tras casi 30 años de servicio activo en todos los portaaviones de la Armada estadounidense.


F-35 JOINT STRIKE FIGHTER
 El F-35 JSF es un avión básicamente de combate aire-tierra, con tecnología stealth y una velocidad de Mach 1.8 y también con posibilidades secundarias de combate aire-aire. Este avión tiene despegue convencional pero gracias a su sistema Harrier puede ser operado desde un postaaviones. Cuenta con 2 misiles aire-aire AIM-120 AMRAAM, bombas JDAM de 1.000 lb de precisión aire-superficie y un  cañón de 120mm. El principal constructor es la LOCKHEED MARTIN AERONAUTICS CO. e intervienen como socios activos en el proyecto Gran Bretaña, Italia, Holanda, Turkia, Canadá, Dinamarca Noruega y Australia.

El Lockheed Martin F-35 Lightning II, descendiente del prototipo X-35 del programa Joint Strike Fighter (JSF), es un cazabombardero monoplaza y monomotor polivalente con capacidades furtivas, que puede realizar misiones de apoyo aéreo cercano, bombardeo táctico y combate aéreo.[2] Su desarrollo ha sido financiado por los Estados Unidos con la colaboración del Reino Unido y otros gobiernos socios (Australia, Canadá, Dinamarca, Holanda, Italia, Noruega y Turquía).[3] Su diseño y fabricación se realizó por un equipo de industrias aeroespaciales liderado por Lockheed Martin y los socios principales BAE Systems y Northrop Grumman.[4]

Aunque oficialmente no ha entrado en servicio, el prototipo realizó su primer vuelo el 24 de octubre de 2000,[5] y el primer modelo de producción voló por primera vez el 15 de diciembre de 2006.[6] El avión cuenta con tres versiones distintas, el F-35A es el modelo de despegue y aterrizaje convencional (CTOL), el F-35B, capaz de realizar despegues cortos y aterrizajes verticales (STOVL) y el F-35C, variante naval capaz de operar en portaaviones.[7]






B-2 Spirit

El B-2 Spirit es difícil de detectar a través de señales de infrarrojos, acústica, electromagnética, o de señales de radar gracias a su tecnología Stealth. Esta capacidad de sigilo lo hace capaz de penetrar y atacar blancos enemigos en cualquier parte del mundo sin ser detectado. Participó en la guerra de Kosovo, Iraq y Afganistán.
El Northrop Grumman B-2 Spirit (también conocido como el «Stealth Bomber» o «Bombardero Furtivo») es un bombardero estratégico polivalente desarrollado en Estados Unidos por Northrop Corporation con tecnología furtiva de «baja visibilidad» capaz de penetrar defensas antiaéreas para desplegar armas tanto convencionales como nucleares. Debido a su considerable coste y gasto de operación, el proyecto de este avión fue bastante controvertido en el Congreso de los Estados Unidos y entre los miembros del Estado Mayor Conjunto de los Estados Unidos durante su desarrollo y puesta en servicio. Entre finales de los años 1980 y principios de los 1990 Estados Unidos tenia planeado adquirir 132 de estos bombarderos. A mediados de los años 1990, el Congreso aprobó la compra de una flota de sólo 21 de los B-2.

Se trata del avión más caro jamás construido. El coste de fabricación de cada B-2 rondaba los 737 millones de US$ en 1997.[3] Los costes totales de compra del bombardero alcanzaron una media de 929 millones de dólares por avión, incluyendo repuestos, equipamiento, actualizaciones y soporte de software.[3] El coste total del programa, incluyendo gastos de desarrollo, ingeniería y pruebas, se calcula que ronda los 2.200 millones de US$ por avión (en 1997).[3]


Se trata del avión más caro jamás construido. El coste de fabricación de cada B-2 rondaba los 737 millones de US$ en 1997.[3] Los costes totales de compra del bombardero alcanzaron una media de 929 millones de dólares por avión, incluyendo repuestos, equipamiento, actualizaciones y soporte de software.[3] El coste total del programa, incluyendo gastos de desarrollo, ingeniería y pruebas, se calcula que ronda los 2.200 millones de US$ por avión (en 1997).[3]

videoLa Fuerza Aérea de los Estados Unidos ha operado con 20 bombarderos B-2. Aunque originalmente fueron diseñados en los años 1980 para escenarios de operaciones de la Guerra Fría, los B-2 fueron usados en combate para bombardear Kosovo a finales de los años 1990, y se ha continuado su uso durante las guerras de Irak y Afganistán actualmente aún sin finalizar.[4] Un avión B-2 fue perdido cuando se accidentó durante un despegue en el año 2008.[5]
Con una tripulación de dos personas, este bombardero puede lanzar hasta 80 bombas inteligentes de 500 libras (230 kg) de tipo JDAM, o 60 bombas nucleares B83 de 2.400 libras (1.100 kg), en una única pasada sobre los objetivos a través de defensas antiáereas extremadamente densas. Debido a su importancia estratégica, este avión furtivo ha sido objeto de actividades de espionaje y contraespionaje. Este avión se convierte en un gran espectáculo público cada vez que participa en exhibiciones aéreas desde los años 1990.

F/A-22A Raptor

El F-22 Raptor es el avión de combate más avanzado del mundo. Fue diseñado por Lockheed Martin para la USAF durante la guerra fría para hacer frente y "competir" contra un supuesto caza ruso de última generación que jamás fue construido.
El F-22 puede llevar a cabo todo tipo de misiones, ataque aire/aire, aire/tierra, guerra electrónica, derribar misiles de crucero enemigos, volar largas distancias a velocidades supersónicas y evitar todos los sistemas de radar gracias a su tecnología Stealth.
 
videoEl F-22 Raptorave rapaz» en inglés) es un avión de caza monoplaza y bimotor de quinta generación concebido en Estados Unidos durante los años 1990 que usa tecnología furtiva. Fue diseñado principalmente como caza de superioridad aérea, pero dispone de capacidades adicionales que le permiten realizar misiones que incluyen ataque a tierra, guerra electrónica, e inteligencia de señales.[5] Lockheed Martin Aeronautics es el contratista principal y el responsable de la mayor parte de la estructura, del sistema de armas y del ensamblaje final del F-22. El socio del programa es Boeing Integrated Defense Systems y proporciona las alas, la parte trasera del fuselaje, la integración de aviónica, y todos los sistemas de entrenamiento de los pilotos y del personal de mantenimiento. El primer prototipo, denominado YF-22, voló por primera vez el 29 de septiembre de 1990.


El elevado coste unitario del avión —356 millones de dólares de inversión total (2009) y 150 millones por la fabricación individual (2009)—,[8] el excesivo tiempo de mantenimiento —30 horas por cada hora de vuelo—, la falta de una clara misión aire-aire debido a los largos retrasos en los programas de cazas de quinta generación de Rusia y China, la prohibición estadounidense de exportar el Raptor a otros países, y el desarrollo del más económico y versátil F-35 Lightning II dieron lugar a los llamamientos de finalizar la producción del F-22. En abril de 2009 el Departamento de Defensa de los Estados Unidos propuso que se dejaran de efectuar nuevos pedidos, sujeto a la aprobación del Congreso, para una cifra de obtención final de 187 cazas Raptor.[9] El Senado y la Cámara de Representantes de los Estados Unidos aprobaron en julio de 2009 sus respectivas versiones del proyecto de ley de presupuestos de 2010 sin financiación para la producción de más F-22.[10] El Congreso trabajó para combinar esas versiones en una propuesta de ley,[11] y el presidente Obama la firmó en octubre de 2009, sin financiación para la producción de F-22.[12]

Origen
En 1981 la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF) desarrolló el requerimiento de un nuevo caza de superioridad aérea, iniciando el programa ATF (Advanced Tactical Fighter, caza táctico avanzado), para reemplazar la capacidad del F-15 Eagle, principalmente las variantes F-15A, B, C y D. El ATF fue un programa de demostración y validación emprendido por la Fuerza Aérea para desarrollar un caza de superioridad aérea de nueva generación para contrarrestar las amenazas emergentes en todo el mundo, incluyendo el desarrollo y la proliferación del caza de origen soviético de la clase Su-27 "Flanker". Fue previsto que el ATF incorporaría nuevas tecnologías incluyendo aleaciones y materiales compuestos avanzados, sistemas de control de vuelo fly-by-wire evolucionados, sistemas de propulsión de mayor potencia, y tecnología furtiva/baja observabilidad.

Programa ATF

En julio de 1986 se emitió una solicitud de propuestas, y en octubre del mismo año fueron seleccionados dos equipos de contratistas, el primero formado por Lockheed, Boeing y General Dynamics y el segundo por Northrop y McDonnell Douglas, para acometer una fase de demostración/validación durante 50 meses, que culminaría con la prueba en vuelo de dos prototipos de avión, el YF-22 del primer equipo y el YF-23 del segundo. Cada equipo de diseño produjo dos prototipos para incorporar dos opciones de motor, una sería con empuje vectorial. Se consideró que la complejidad y el coste adicional del motor turbofán Pratt & Whitney F119 con empuje vectorial valía la pena porque permite un menor radio de giro, una valiosa capacidad en combates cerrados (dogfights).
Durante el proceso de desarrollo a finales de los años 1980, las evoluciones previstas para el futuro, el aumento del peso máximo al despegue y del coste hicieron que se eliminaran muchas características del ATF. El sistema de búsqueda y seguimiento por infrarrojos (IRST) primero fue degradado de multicolor a monocromático y luego suprimido (aunque el sistema de aviso de misiles infrarrojo/ultravioleta actuará como un sistema IRST en una futura actualización de software), los radares de búsqueda lateral fueron eliminados y el requerimiento para el asiento eyectable fue bajado de categoría de manera que no tenía que ser capaz de cubrir completamente la envolvente de vuelo, lo que más tarde daría lugar a una desgracia durante una de las pruebas en vuelo.[13]
El 23 de abril de 1991 la Fuerza Aérea finalizó la competición de diseño y vuelos de prueba al anunciar como vencedor al YF-22 de Lockheed. En ese momento se preveía que fueran pedidos unos 650 aviones.[14]